¿Crees que caminar sobre brasas es de locos?

Firewalking . Glaswalking . Dinámicas de Alto Impacto

Proceso para alcanzar resultados extraordinarios

Con el firewalking trabajas "los músculos" emocionales, mentales y conductuales.

Al realizar una actividad de firewalking estamos incidiendo directamente en el proceso para obtener resultados extraordinarios. Si observas el gráfico, los resultados vienen precedidos de las acciones, o lo que es lo mismo: "Sin acciones no hay resultados". Las acciones vienen precedidas por los procesos mentales de la toma de decisión, que a su vez se encuentran afectados por las emociones; ¿Verdad que si estás deprimido y triste tomas unas decisiones diferentes a las que adoptarías si estás alegre y decidido? Y por último, esas emociones están filtradas por nuestro estado de ánimo. En resumen, si deseamos alcanzar resultados extraordinarios ¿cómo crees que debe ser nuestro estado de ánimo?

 

Cuando realizas un firewalking estás "haciendo músculo", ya que estás entrenando tu estado de ánimo, tus emociones, tus decisiones y tus acciones para alcanzar aquello que realmente deseas.

 

Habitualmente actuamos como "locos"

En esta vida hacemos muchas cosas de locos y no nos damos cuenta: ¿No crees que es de locos poner toda nuestra atención en todo aquello que nos falta y olvidar todo lo que tenemos?; ¿No crees que es de locos hacer constantemente predicciones de las "enormes catástrofes" que vamos a vivir y después nada de lo que se ha predicho acostumbra a cumplirse?; ¿No crees que es de locos quejarnos constantemente por la falta de recursos cuando en realidad no hemos accedido a todos los recursos internos de los que disponemos?; ¿No crees que es de locos decir que no confiamos en nosotros o en los demás, cuando en realidad cada día conducimos y confiamos ciegamente en que todas las personas respetarán el semáforo rojo? y así podríamos realizar una lista interminable.

Lo que es realmente es de locos es disponer de un potencial increible y no aprovecharlo, por las millones y millones de razones que diariamente genera nuestro cerebro para mantenernos protegidos en nuestra zona de seguridad y confort.

Sin progreso no hay felicidad

Tener un mejor nivel de plenitud en el trabajo supone seguir creciendo y seguir progresando. Con eso no estamos diciendo que sea necesario ir ascendiendo en la escala jerárquica o en el salario. Una de las vías más importantes de crecimiento es salir de la zona de confort en la que nos acomodamos, salir de esa situación estable en la que estamos recostados. Todos sabemos que a medida que van pasando los días y los años en una misma empresa, en una mismo puesto de trabajo, en una misma relación de pareja, en un mismo cargo político, etc., la tendencia es olvidarse de crecer porque nos instalamos en lo cómodo, en lo conocido, en lo que en definitiva nos da seguridad; pero eso tiene como consecuencia vivir como un zombi. Así que ya sabes, cuanto más cómodo y tranquilo te encuentres en cualquier ámbito de tu vida, menos progreso y crecimiento se está produciendo, porque para crecer es necesario buscar lo desconocido, lo incierto, lo nuevo, lo que te desafía.

 

Como seres vivos estamos creados para crecer, crecer y crecer, y eso se traduce en trabajar diariamente para tener un mejor nivel de satisfacción y felicidad que viene determinado por el nivel de incertidumbre e inseguridad que somos capaces de gestionar.

 

Probablemente conoces personas a las que alguna vez les has dicho: «Te ahogas en un vaso de agua», y a otras a las que le has comentado: «No sé cómo tienes tanto aguante a pesar de todas las cosas que te están pasando». Tus diferentes roles como padre/madre, novio/a, hijo/a, directivo/a, amigo/a, trabajador/a, etc. te obligan a gestionar infinidad de situaciones en las que no tienes control, pero pasan: tu hijo saca malas notas, el pedido de materia prima que llega con retraso, el cliente que no paga, los comentarios que has oído en la cafetería, la última discusión con tu pareja, el robo del coche, etc. En la medida en que dispongas de herramientas eficaces para gestionar estas situaciones, tu grado de bienestar y de resultados será uno u otro.

 

En muchas ocasiones en las que nos encontramos insatisfechos con nuestro trabajo, pareja, etc. pensamos que la gran solución a nuestros males es simplemente cambiar de trabajo o de pareja, porque creemos que la nueva situación será mejor, pero en realidad el ir constantemente cambiando y pensar que los problemas son externos se traduce en una vida vacía. Si realmente no profundizas en la razón o el motivo por los que estás atravesando esta situación, existen muchas probabilidades que la misma situación se vuelva a repetir y a repetir infinitamente. Es mucho más práctico empezar el cambio por uno  mismo.

Precisamente estas dinámicas tienen como objetivo ser los dispadores de ese cambio, eliminando los "no puedo", los miedos y la falta de energía y vitalidad. Cuando una persona realiza una acción que inicialmente pensaba que era totalmente imposible de ejecutar, nada vuelve a ser lo mismo, porque sus sistema de creencias se tambalea y se abre a otras posibilidades que hasta ese momento no contemplaba. Al producirse ese cambio se produce un nuevo cableado neuronal que le posibilita a adoptar nuevos cambios y a obtener unos mejores resultados.

Solicítanos una propuesta de colaboración

Su mensaje del formulario se ha enviado correctamente.

Ha introducido los siguientes datos:



Por favor, corrija los datos introducidos en los campos siguientes:
Al enviar el formulario se ha producido un error. Inténtelo de nuevo más tarde.

Atención: Los espacios marcados con * son obligatorios.